Y no

ojos oscuro

Desde el borde del acantilado, no salto
el mar se ha retirado para siempre
digo no a las aguas saladas como lagrimas
digo no a los saltos al vacío sin redes


Estoy acostumbrándome a los pies en la tierra
a mi manera me recosté en el árbol del silencio
que cruje para mí cada vez que rezonga
por que ya no soporta palabras empalagosas


Las raíces crecen y cubren mi cuerpo estático
que se detiene a pensar y de tanto hacerlo
la línea de la realidad se me había escapado
la fantasía me gobernó por cierto tiempo


El tiempo pasó, los relojes nunca se detuvieron
a pesar de que el instante pareció eterno
la loca locura me llevo mucho más allá de la cordura
que entre el ser y no ser…estoy en el y no

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poemas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s